Invoker

Invoker

En su antigua y algunos dirían más poderosa forma, la magia era principalmente el arte de la memoria. No requería tecnología ni varitas mágicas u otros accesorios, sólo la mente del mago. Toda la parafernalia de los rituales se reducía a códigos mnemotécnicos con el objeto de permitir al experto recordar en gran detalle la fórmula mental específica que da acceso al poder de un hechizo. Los más grandiosos magos de aquellos días eran los que habían sido otorgados con el don de una memoria superior, pero tan complejas eran las invocaciones que todos los magos estaban obligados a especializarse. En el transcurso de una vida los más entregados podían aspirar a memorizar tres encantamientos, cuatro como mucho. Los hechiceros ordinarios se contentaban con dos, y no era raro que el mago de una aldea supiera sólo uno, incluso requiriendo para ello consultar grimorios como ayuda contra el olvido en las raras ocasiones en las que tuviera que usarlo. Pero entre aquellos primeros taumaturgos había una excepción, un genio de extraordinaria inteligencia y prodigiosa memoria que pasó a ser conocido como Invoker. En su juventud, el precoz mago dominó, no cuatro, ni cinco, ni siquiera siete encantamientos: Era capaz de canalizar no menos de diez hechizos y lanzarlos al instante. Aprendió muchos más pero no les encontró uso, los practicó una vez y los purgó de su memoria para siempre dejando lugar a invocaciones más prácticas. Uno de ellos fue el Conjuro Sempiterno. Un hechizo de longevidad de tal poder que aquellos que lo lanzaron en los primeros días del mundo están entre nosotros todavía (a no ser que hayan sido reducidos a átomos). La mayoría de estos cuasi-inmortales viven sosegadamente temiendo admitir su secreto, pero Invoker no es de mantener sus dones ocultos. Ahora es anciano, ha aprendido más que ningún otro y su mente todavía tiene espacio para contener una magnífica opinión de su propia valía... además de las invocaciones con las que se entretiene durante el largo y lento crepúsculo de los días de decadencia del mundo.


Permite la manipulación de elementos de hielo. Cada Quas proporciona una mayor regeneración de salud.

Permite la manipulación de los elementos de tormenta. Cada Wex proporciona una mayor velocidad de ataque y la velocidad de movimiento.

Permite la manipulación de los elementos de fuego. Cada Exort proporciona una mayor daño de ataque.

Combina las propiedades de los elementos actualmente manipulados para crear un nuevo hechizo a disposición de Invoker. Pulsa el botón de ayuda para ver la lista de hechizos posibles. Mejorable con el Cetro de Aghanim.

Invoker absorbe el calor de un enemigo, helándolo hasta los huesos por un tiempo según el nivel de Quas. El enemigo recibe daño y es congelado brevemente. Recibir daño adicional durante este periodo volverá a congelar al enemigo, infligiendo daño adicional. Sólo se puede congelar al enemigo de vez en cuando, pero el tiempo de recarga de la congelación disminuye según el nivel de Quas.

Invoker manipula las energías eléctricas y de hielo a su alrededor, haciendo su cuerpo invisible. El desequilibrio elemental consecuente ralentiza a los enemigos cercanos según el nivel de Quas y ralentiza también a Invoker según el nivel de Wex.

Desata un veloz tornado que absorbe a las unidades enemigas a su paso, suspendiéndolas en el aire antes de dejarlas caer hacia su perdición. Recorre más distancia según el nivel de Wex. Mantiene a los enemigos en el aire por un tiempo que depende del nivel de Quas. Causa daño base más el daño adicional en función del nivel de Wex. TIPO DE DISIPACIÓN: Básica

Invoker acumula una carga de energía electromagnética en el lugar objetivo que detona automáticamente tras %delay% segundos. La detonación cubre un área, drenando maná según el nivel de Wex. Inflige daño por cada punto de maná drenado. Si PEM drena maná de un héroe enemigo, Invoker obtiene el 50% del maná drenado.

Invoker infunde un inmenso torrente de energía a un aliado, aumentando su velocidad de ataque según el nivel de Wex y su daño según el nivel de Exort.

Invoker atrae un meteorito en llamas del espacio hacia el luger objetivo. Al caer, el meteorito rueda hacia delante, infligiendo daño constantemente según el nivel de Exort, y rueda más lejos según el nivel de Wex. Las unidades golpeadas por el meteorito arden en llamas por unos instantes, recibiendo daño adicional según el nivel de Exort.

Envía un rayo catastrófico de violenta energía del sol contra el lugar objetivo, incinerando a todos los enemigos situados bajo él una vez alcanza la Tierra. Inflige daño según el nivel de Exort, sin embargo este daño se reparte equitativamente entre todos los enemigos impactados.

Invoker forja un espíritu que incorpora la fuerza del fuego y la fortaleza de hielo. Daños, maná, y la armadura se basan en el nivel de Exort mientras que el rango de ataque, la salud, y la duración se basan en el nivel de Quas . Ataque abrasador del elemental es capaz de fundir la armadura de héroes enemigos.

Genera un muro de hielo sólido directamente en frente de Invoker durante un tiempo según el nivel de Quas. El frío glacial que emana de él ralentiza drásticamente a los enemigos cercanos según el nivel de Quas e inlige daño cada segundo según el nivel de Exort.

Invoker desencadena una onda sónica poderosa frente a él, haciendo daño a cualquier unidad enemiga que choca con base en el nivel de Exort . La enorme impacto de la explosión es suficiente para derribar esas unidades enemigas hacia atrás durante un tiempo basado en el nivel de Quas , a continuación, desarmar a sus ataques durante un tiempo basado en el nivel de Wex


Árbol de talentos

60% robo de vida por hechizo

25

550 AoE Shadow Strike

+300 de vida

20

+100 alcance de atque

+90 de oro/min

15

12% reduccion de tiempo de recarga

+10 de fuerza

10

+25 daño